Páginas

Páginas vistas en total

viernes, 13 de diciembre de 2013

PAIS VASCO CUNA DE TRADICION

Cuando hablamos de los productos típicos de Euskadi lo primero que se nos viene a la mente son los pintxos de Bilbao y Donostia-San Sebastián, el vino de La Rioja alavesa, el txakoli ó el bacalao al pil-pil. Es lo que desde hace años se ha mostrado al mundo como reclamo turístico y lo que más conocemos.
Pero en Euskadi hay productos típicos más populares, de esos que pasan más desapercibidos pero que todos conocemos y los podemos disfrutar casi a diario.
Empezamos con el poteo del mediodía de la mano de los txikiteros, que en cuadrilla o solos no perdonan el vino antes de comer y el de la tarde con su correspondiente partida de mus. El txikitero es parte del Pais Vasco
La historia del txikito es desconocida para muchos pero un txikitero de verdad no pierde detalle y sabe muy bien de qué habla. Hay algún lugar que incluso tiene el día del txikitero.
Txikireto: una "especie" que perdura y perdurará mientras existan bares en Euskadi pero desde hace años echan en falta el vaso de txikito tradicional. 

Lo más jóvenes, en cambio, prefieren el kalimotxo, enemigo número uno de los txikiteros. Esta mezcla de vino y  cola la toman de poteo por la mañana, durante la tarde viendo un partido de fútbol o de fiesta. La historia del kalimotxo comenzó en unas fiestas del Puerto Viejo de Algorta con la intención de salvar un vino picado.
Cuidado con los txikitos o los kalimotxos, no nos vayamos a coger una buena curda, como dirían los de Bilbao, según el "Lexicón bilbaíno".


Qué sería un txikito o un kalimotxo sin un buen bocado que llevarnos a la boca. En Donostia lo saben muy bien porque son los inventores de la famosa gilda que aunque ya se ha extendido por las barras de bares de todo Euskadi, los donostiarras pueden presumir de ser unos expertos en cómo hacer una gilda. Como todo, tiene su truco: la guindilla lisa y no muy grande, anchoa con poca barba y con un punto de vinagre, y una aceituna del tipo 'Manzanilla' con hueso.
Para terminar nos vamos a endulzar el paladar con un producto casi más de Bilbao que el mismísimo Athletic Club. No es otro que el bollo de mantequilla de Bilbao. Unos lo toman para desayunar, otros de postre para comer y otros para merendar, pero no cabe duda de que el secreto es comerse uno hecho en Bilbao sino pierde toda su gracia.
Pero para conocer esto y mucho más, VISITA EL PAIS VASCO.